Piscinas naturales

Una piscina natural (también llamadas piscinas ecológicas o biopiscinas) es una piscina donde, para lograr la calidad del agua necesaria para el baño, utilizamos un sistema de depuración natural en lugar de utilizar productos químicos.

¿Qué le sucede a una piscina convencional cuando dejamos de utilizar cloro?
En cualquier piscina caen hojas, insectos, escamas de nuestra piel, toda esta materia orgánica se degrada y genera amoníaco entre otros compuestos. La acumulación de estos compuestos alimenta a las algas que crecen y mueren, lo que genera más materia orgánica y nutrientes en una espiral de generación de biomasa.

Llegados a este punto la proliferación de algas unicelulares hace que perdamos el primer parámetro de calidad, la transparencia del agua. Si continuamos así, la cantidad de materia orgánica que hay en la piscina es tal que aparecen organismos patógenos (“Escherichia coli”, Pseudomonas aureoginosa” y “Legionella spp”) que son perjudiciales para la salud.

Para lograr la calidad del agua en una piscina natural lo único que tenemos que hacer es cortar la espiral de generación de biomasa y eliminaremos todos estos problemas. Las plantas acuáticas son las que realizarán esta función de eliminación de la materia orgánica.

Para ello se disponen de filtros biológicos de diferentes tipos, gravas porosas, plantas acuáticas, lámparas UV, bombas de bajo consumo que funcionan las 24 horas del día, Pre-filtro SIEVE, Filtro KALDNESS, etc.

Consúltenos, le asesoraremos de la mejor manera para que su proyecto de piscina natural esté a la altura de sus expectativas.